Imagen de hojas de cannabi
Imagen de hojas de cannabi
Imagen de hojas de cannabis con gotas de lluvia
Imagen de hojas de cannabis con gotas de lluvia

“La ilegalidad del cannabis es horrible, un impedimento a la completa utilización de una droga que ayuda a producir la serenidad y revelación, sensibilidad y camaradería que necesitamos tan desesperadamente en este mundo cada vez más loco y peligroso.”

CARL SAGAN

Como habéis podido discernir de esta frase del famoso científico Carl Sagan, todo en su justa medida tiene cabida en este mundo. La industria del Cannabis es una industria en crecimiento, sobre todo por el interés que el sector farmacéutico tiene en controlarlo, y este crecimiento es imparable por lo tanto es absurdo que no se regule el sector Cannábico pudiéndose hacer. Además, esto generaría puestos de trabajo e ingresos para el Estado. Existe una disparidad entre el sector cannábico profesional y el no profesional. Este último sector es el que encuentra mayores trabas al intentar evolucionar y no se puede avanzar en un sector sin avanzar en el otro. La legalización del Cannabis es una lucha por una democracia plena para todos. Hay muchas personas enfermas que necesitan de la marihuana en su día a día.

1.-UNA BREVE RESEÑA HISTÓRICA SOBRE EL CANNABIS SATIVA.

2.-LA QUÍMICA DEL CANNABIS: Los cannabinoides.

3.-LA PLANTA DE CANNABIS. Taxonomía.

4.-FENOLOGÍA DE LA PLANTA DE CANNABIS. Crecimiento y desarrollo.

5.-CULTIVO DESDE SEMILLA DEL CANNABIS.

6.-CULTIVO POR ESQUEJE DEL CANNABIS.

7.-EL TRASPLANTE.

8.-CONDICIONES CLIMÁTICAS EN EL CULTIVO DEL CANNABIS.

9.-EL SUSTRATO EN EL CULTIVO DEL CANNABIS.

10.-EL MANEJO DEL RIEGO EN EL CANNABIS.

11.-EL ABONADO DEL CANNBIS.

12.-LA PODA DEL CANNABIS.

13.-COSECHA, MANICURADO Y CURADO DEL CANNABIS.

14.-PLAGAS Y ENFERMEDADES DEL CANNABIS.

15.-EL CULTIVO EN EXTERIOR.

16.-SITUACIÓN ACTUAL DEL CANNABIS.

1.-UNA BREVE RESEÑA HISTÓRICA SOBRE EL CANNABIS SATIVA.

El cannabis es una sustancia con una extensa y controvertida historia. En un principio se pensó que su origen estaba en la región cultural del continente americano que comprende la mitad meridional de México, los territorios de Guatemala, El Salvador, Belice, así como el occidente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica (lo que se conoce como Mesoamérica) pero ha sido constatado que está en la zona central de Asia y datan del tercer milenio A.C.; algunas zonas de Asia Central (desde el Cáucaso hasta las montañas de Altai), Asia Meridional (en las laderas del Himalaya y del Hindu Kush) y Asia oriental (a lo largo de los márgenes del río Yangzi) han sido propuestas por diversos autores como posibles localizaciones del origen natural del cannabis o de su domesticación primaria allá por el pleistoceno.

Mapa de de las zonas originarias de la planta de la marihuana
Mapa de de las zonas originarias de la planta de la marihuana

Área geográfica donde se originó el cannabis.

El cáñamo salvaje era utilizado ocasionalmente por las poblaciones locales para la manufactura de cordajes, extrayendo la fibra de una forma bastante tosca. La aplicación del cannabis medicinal se puede datar en códices de la antigua China (2727 a. de C.) o en plantas de marihuana encontradas en tumbas de las regiones al sur de Siberia y noroeste de China. Su uso en origen parece ser exclusivo de ceremonias religiosas para posteriormente abarcar desde el lúdico y recreativo, pasando por un medio de relajación y meditación, hasta el tratamiento de varias enfermedades o el alivio de procesos vinculados a cierto tipo de malestares. En las culturas india, persa y romana se usó el cannabis para aliviar diversos malestares, como la gota, el reumatismo, el síndrome premenstrual y el dolor, e infecciones como la malaria.

2.-LA QUÍMICA DEL CANNABIS: Los cannabinoides.

Los cannabinoides son compuestos orgánicos pertenecientes al grupo de los terpenofenoles (metabolitos secundarios que dan las características organolépticas del aroma a ciertas plantas y que constituyen la mayor parte del aceite esencial producido por estas) que contienen enlaces carbono-carbono y carbono-hidrógeno y que ocasionalmente pueden contener otros elementos como oxígeno, nitrógeno, azufre, etc. y la planta del cannabis es el único vegetal capaz de sintetizarlos. Su principal característica es que activan los receptores del sistema endocannabinoide del organismo humano. El sistema endocannabinoide (SEC) es un grupo de receptores cannabinoides endógenos localizados en el sistema nervioso central y periférico de los mamíferos; los principales se conocen como CB1 y CB2. El CB1 se localiza principalmente en el sistema nervioso central pero también se localiza de forma periférica en el bazo, las amígdalas, el corazón, la próstata, el útero y los ovarios, entre otros. Por otro lado, los receptores CB2 se ubican principalmente en el bazo, amígdalas y en distintas células del sistema inmunológico. El SEC está involucrado en una variedad de procesos fisiológicos, incluyendo el apetito, percepción del dolor y del humor, mediando los efectos psicoactivos del cannabis.

En función de su origen los cannabinoides se puede clasificar en:

  • Cannabinoides herbarios o fitocannabinoides; son aquellos sintetizados de forma natural por la planta del cánnabis (cannabis sativa L).
  • Endocannabinoides; son aquellos sintetizados por el sistema endocannabinoide presente en los mamíferos. El cuerpo los utiliza, como otros neurotransmisores, para enviar señales entre células.
  • Cannabinoides sintéticos; son moléculas fabricadas en laboratorio y no tienen por qué regirse por la estructura de los fitocannabinoides.

Nosotros nos vamos a centrar única y exclusivamente en los cannabinoides procedentes de la planta de cannabis. También se les llama cannabinoides naturales, cannabinoides herbáceos o cannabinoides clásicos. Son conocidos únicamente porque se producen en una cantidad significativa en la planta de cannabis y están concentrados en una savia viscosa que se produce en los tricomas presentes en el tallo, en las hojas y principalmente en las inflorescencias de las plantas hembras. Además, esta savia es rica en terpenos, los cuales son responsables del aroma de la planta. Los fitocannabinoides son bastante insolubles en agua, pero muy solubles en lípidos, alcoholes y otros disolventes orgánicos apolares.

Detalles de inflorescencias femeninas previas a su cosecha. Tricomas glandulares. Imagen de cannabinoides naturales, cannabinoides herbáceos o cannabinoides clásicos
Detalles de inflorescencias femeninas previas a su cosecha. Tricomas glandulares. Imagen de cannabinoides naturales, cannabinoides herbáceos o cannabinoides clásicos
Gominolas con CBD
Gominolas con CBD.

En origen, la producción de cannabinoides por parte de la planta de cannabis estaba destinada a salvaguardar la supervivencia de esta frente a agentes causantes de estrés, tanto biótico como abiótico; no era más que un metabolito secundario. El metabolismo es el conjunto de reacciones químicas que realizan las células de los seres vivos para sintetizar sustancias complejas a partir de otras más simples, o para degradar las complejas y obtener las simples. Las plantas, organismos autótrofos, además del metabolismo primario presente en todos los seres vivos, poseen un metabolismo secundario que les permite producir y acumular compuestos de naturaleza química diversa. Estos compuestos derivados del metabolismo secundario se denominan metabolitos secundarios, presentan propiedades biológicas, muchos desempeñan funciones ecológicas y se caracterizan por sus diferentes usos y aplicaciones, como medicamentos, insecticidas, herbicidas, perfumes o colorantes, entre otros. Reciben también la denominación de productos naturales. Los metabolitos secundarios intervienen en las interacciones ecológicas entre la planta y su ambiente y se dividen en cuatro grupos:

  • Terpenos o terpenoides, es el grupo más importante de metabolitos secundarios, entre los que se encuentran las hormonas, los pigmentos y los aceites esenciales.
  • Compuestos fenólicos, como las cumarinas, flavonoides, lignina y taninos.
  • Glicósidos, como las saponinas, glicósidos cardiacos, glicósidos cianogénicos y glucosinolatos.
  • Alcaloides, que tienen en común tres características: son solubles en agua, contienen al menos un átomo de nitrógeno en la molécula, y exhiben actividad biológica.

Pero en un momento de la historia la planta de cannabis se cruzó con el hombre y este decidió enfocar la producción de metabolitos secundarios hacia un uso alternativo y cambiar el comportamiento de esta modificando su genotipo. De entre los más de 113 fitocannabinoides presentes en la planta de cannabis destacamos:

Imagen de los distintos componentes de las plantas
Imagen de los distintos componentes de las plantas

THC (tetrahidrocannabinol).

Su nombre científico es delta-9-tetrahidrocannabinol y es uno de los cannabinoides más importantes de la marihuana y de los que se encuentra en mayor proporción en la planta. La actuación del THC en el organismo está influenciada por el resto de cannabinoides y sustancias presentes en la Cannabis sativa L, pudiendo ser su efecto sinérgico, aditivo o antagónico. Se cree que su función principal era proteger a la planta de los herbívoros. El THC también posee altas propiedades de absorción de UV-B (luz ultravioleta) por lo que se ha sugerido que también podría proteger a la planta de la exposición nociva a esta radiación. Es el responsable de los efectos psicoactivos (alteraciones causadas al sistema nervioso central, tales como cambios en la percepción, en el estado anímico o en el dolor) aunque, sin embargo, también tiene beneficios medicinales. Tiene propiedades analgésicas, antiepilépticas, antiinflamatorias y antieméticas, y se está investigando también sus efectos antitumorales. Además, se utiliza para abrir el apetito y para combatir el insomnio.

Por otro lado, presenta los siguientes efectos secundarios:

  • Ansiedad.
  • Pérdida de memoria a corto plazo.
  • Deterioro de la concentración.
  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Puede desencadenar o acelerar la aparición de esquizofrenia.
  • Sequedad de boca.
  • Alteración de los movimientos.

Es de destacar que no ha habido ninguna fatalidad humana documentada de una sobredosis de tetrahidrocannabinol o de cannabis en su forma natural. El delta-8-tetrahidrocannabinol tiene un perfil farmacológico muy parecido al del delta-9-tetrahidrocannabinol, aunque sus efectos son más débiles. Sólo aparece en algunas variedades de cannabis y su concentración es muy pequeña en comparación con la del delta-9-tetrahidrocannabinol.

CBD.

A diferencia del THC, el CBD no tiene efectos psicoactivos, pero ofrece un gran potencial medicinal. Es una de las razones por las que hemos visto un gran auge del CBD en los últimos años. Es junto con el THC los dos cannabinoides de mayor presencia en la planta. Aunque el CBD y el THC tienen diferentes propiedades, comparten una relación de interdependencia que potencia y media los beneficios terapéuticos de cada uno de ellos, de hecho, incluso se considera que el CBD tiene efectos antipsicóticos, al mediar y neutralizar la psicoactividad del THC cuando se administran los dos juntos. Por este motivo, las variedades de cannabis para fines recreativos suelen contener niveles más elevados de THC, mientras que el cannabis medicinal puede centrarse tanto en el CBD como el THC, dependiendo de la enfermedad que se esté tratando. La interacción del THC con el receptor CB1 es posiblemente lo que conduce al efecto psicoactivo del THC, sin embargo, el CBD no tiene mucha afinidad por CB1, pero sí por CB2.

Entre las propiedades terapéuticas más importantes atribuidas al CBD están:

  • Antiinflamatoria.
  • Analgésica.
  • Neuroprotectora.
  • Anticonvulsivante.
  • Antioxidante.
  • Anti-náusea y antivomitivo.
  • Antitumoral.
  • Ansiolítica.
  • Antipsicótica.
  • Reductor de la apetencia por heroína, cocaína y alcohol.
  • Inmuno-modulador.

Por ello, el CBD es recomendable en el tratamiento de enfermedades tales como:

  • La epilepsia.
  • Enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson y Esclerosis Múltiple).
  • Dependencias químicas (alcoholismo, drogadicción).
  • Ansiedad.
  • Psicosis.
  • Trastorno de espectro autista.
  • Enfermedades inflamatorias crónicas como la poliartritis crónica, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Como acompañamiento de la quimioterapia en tratamientos antitumorales.

En cuanto a los efectos adversos, se puede presentar sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefaleas, mareos y disminución del apetito.

THCV.

El THCV o tetrahidrocannabivarina es apenas el tercer cannabinoide en llegar al escenario principal de los cannabinoides. En dosis pequeñas, el THCV parece bloquear el receptor CB1, mientras que en dosis más altas parece tener un efecto potenciador parecido al THC, pero con una sensación mucho más lúcida y despierta. Ha empezado a ser noticia recientemente por su potente efecto estimulante de la actividad cerebral. Los efectos comienzan mucho antes qué con el THC, pero también desaparecen antes. La presencia de THCV en las variedades típicas de cannabis son mucho menores que las de THC y CBD de hecho se estima en un porcentaje menor al 0,2%. Actualmente, la vía de estudio más interesante con respecto al THCV es su potencial para tratar la intolerancia a la glucosa relacionada con la obesidad y con la resistencia a la insulina en los diabéticos. También es conocido por reducir la actividad convulsiva, un efecto común de la mayoría de los cannabinoides. Además de estos dos efectos especializados, el THCV tiene muchos de los mismos efectos significativos de muchos otros cannabinoides: es un antioxidante, lo que le proporciona a este cannabinoide las mismas propiedades neuroprotectoras que el CBD. También tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos, particularmente en circunstancias de dolor inflamatorio como la artritis reumatoide.

CBDV

El CBDV o cannabidivarina, es un cannabinoide no psicoactivo. Al igual que el THCV, se ha encontrado en altas concentraciones en variedades índicas que crecen en la India y el Nepal. Como su primo hermano el CBD, el CBDV es un cannabinoide que no produce efecto psicoactivo, es decir, no provoca ese “colocón” que asociamos a la marihuana.

Así como el THC y el CBD ejercen su efecto sobre nuestro organismo a través de su interacción con los receptores CB1 y CB2 de nuestro sistema endocannabinode, el efecto anti-convulsivo que produce el CBDV se activa a través de unos mecanismos en los que estos receptores no intervienen. Por lo visto, algunos de los efectos de este cannabinoide se modulan a través del receptor de potencial transitorio TRPV1, un canal iónico que actúa como receptor y que se encuentra en el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. Por ello, está involucrado en la transmisión y regulación del dolor y de la integración de varios estímulos dolorosos.

Los niveles de CBDV presentes en la composición de las variedades de marihuana que actualmente encontramos en el mercado son inferiores a los de cannabinoides principales, como por ejemplo el CBD o el THC. Sin embargo, la concentración de cannabidivarina es más alta en las variedades ricas en CBD. Algunos indicios apuntan a que originariamente el CBDV se encontraba en mayores cantidades en algunas variedades del norte de la India que crecían cerca de las áreas montañosas, y con las que se hace el famoso hachís nepalí. El CBDV no es soluble en agua (o lo es en unas cantidades mínimas), y su biodisponibilidad por vía oral es muy baja (menos de un 6% en humanos), por ello este método de consumo no es el más recomendable para la administración de este cannabinoide.

Se está estudiando su influencia en el tratamiento de las siguientes enfermedades:

  • Epilepsia; está demostrado su efecto anticonvulsivo en un amplio rango de ataques epilépticos sin afectar a las funciones motoras.
  • Existen estudios prometedores relacionados con el autismo que apuntan a que la administración conjunta de CBD y CBDV podrían inducir a una mejora en a nivel cognitivo y social, así como reducir los comportamientos compulsivos y repetitivos.
  • El síndrome de Rett es un trastorno neurológico que afecta casi únicamente a niñas y mujeres. Está causado por mutaciones en el cromosoma X y se caracteriza por el deterioro de las funciones cognitivas, sensoriales, emocionales, motoras y autonómicas (movimientos de las manos, crecimiento retardado del cerebro, convulsiones y retraso mental). Un estudio realizado con roedores afirma que el CBDV contribuye a revertir el deterioro y la atrofia de las áreas del cerebro implicadas en el síndrome de Rett. De nuevo GW Pharma está impulsando un estudio para comprobar la efectividad de la cannabidivarina en el tratamiento de esta enfermedad.
  • También se está demostrando en tratamientos en ratones que tanto la aplicación de THCV como de CBDV reducen los vómitos y náuseas.

CBG.

El cannabigerol es un cannabinoide no psicoactivo presente en la mayoría de las variedades, pero en mayor proporción en las aquellas cultivadas para la extracción de cáñamo. Aparece como una sustancia intermedia en la síntesis de THC, CBD y CBN. Al igual que el CBD y el CBN, el CBG conserva la mayoría de los efectos terapéuticos del THC, sin llegar a ser psicotrópico. Aunque existen pocos estudios al respecto, el CBG ha demostrado tener un efecto agonístico relativamente débil en CB1 y CB2 lo que explica las propiedades no psicotrópicas de la molécula. Es usado para combatir la ansiedad y como relajante muscular y recientes investigaciones lo posicionan como el segundo fitocannabinoide más efectivo contra el carcinoma de mama después del CBD.

CBN.

El cannabinol es un cannabinoide no psicoactivo que aparece principalmente en las variedades sativa e indica afgánica. Está presente en cantidades ínfimas en plantas en crecimiento y en hierba recién cosechada, sin embargo, a medida que la hierba envejece, se da en mayores cantidades debido a la degradación del THC por efecto del oxígeno. Al igual que el CBG, es un metabolito secundario en la síntesis de THC y actúa como un agonista débil en los receptores CB1 y CB2, con menor afinidad en comparación al THC. Se le atribuye el efecto sedante cuando se consume cannabis y tiene efectos anticonvulsivos, relajantes, analgésico y estimulante del apetito.

CBC.

El cannabicromeno es uno de los fitocannabinoides menos conocidos. Lo interesante del CBC es que se desarrolla a partir del mismo ácido que produce el CBD y THC: el ácido cannabigerólico (CBGA), la conocida como “célula madre” de los cannabinoides. Después de que la planta de cannabis alcanza la etapa de maduración, las enzimas transforman el CBGA en una variedad de compuestos como CBDA, THCA y CBCA, que son los precursores de los tres cannabinoides principales. Esto significa que el CBC tiene una estructura molecular muy similar a la de estos cannabinoides tan populares. Sin embargo, a diferencia del THC, el CBC no es psicoactivo. No actúa sobre los receptores CB1-CB2 si no sobre los receptores TRPV1 y TRPA1, ambos vinculados a la percepción del dolor y que actúan como integradores moleculares de estímulos físicos y térmicos.

Entre su potencial médico destacan:

  • Como analgésico en el alivio sintomático del dolor crónico.
  • Regenerador de las neuronas del cerebro.
  • Antidepresivo.
  • Lucha contra el acné.
Tricomas glandulares en fase de maduración.
Tricomas glandulares en fase de maduración.

3.-LA PLANTA DE CANNABIS.

Cannabis sativa l. es una planta angiosperma, herbácea, anual y de porte erguido, con hojas opuestas y palmeadas, compuestas por foliolos en número variable (entre 3 y 9 pero generalmente más de cinco en las plantas adultas), aunque su número y tamaño va disminuyendo a medida que la planta empieza a desarrollar sus flores. Los folíolos tienen el limbo estrechamente lanceolado, la base acuminada y el margen en diente de sierra y presentan tricomas glandulares recostados sobre el haz y el envés de un color más claro. Los tricomas glandulares producen una resina como una forma de proteger a la planta contra las agresiones externas. El tallo es lignificado, hueco y de sección cuadrangular, que va redondeándose conforme engrosa. Según variedades puede alcanzar hasta 6 metros de altura en condiciones de cultivo favorables pero lo normal es entre uno y tres en función de la especie y variedad.

Es una planta dioica, presentando cada individuo o flores femeninas o flores masculinas, aunque a veces se puede dar el hermafroditismo, cualidad no deseada por los cultivadores. Aparecen en las axilas de las hojas superiores o al terminar las ramas y presentan brácteas herbáceas y glandulosas. Las inflorescencias masculinas son ramificadas, laxas y con muchas flores mientras que, las femeninas son densas, pero con pocas flores.

El fruto es un aquenio con una sola semilla, ovoide, algo comprimida y de color blanco o verdoso.

Inflorescencia masculina.
Inflorescencia masculina.
  Inflorescencia femenina.
Inflorescencia femenina.
 Semillas.
Semillas.

Su clasificación taxonómica es la siguiente:

Reino:

Plantae

División:

Magnoliophyta

Clase:

Magnoliópsida

Orden:

Urticales

Familia:

Cannabaceae

Género:

Cannabis

Especie:

Cannabis sativa l.

Cannabis sativa sativa (cannabis sativa var. sativa).

Morfología de una hoja de cannabis sativa sativa.
Morfología de una hoja de cannabis sativa sativa.

Estas plantas son originarias de los países ubicados en o cerca del ecuador, como Jamaica, Colombia, México, Tailandia o el sudeste asiático y África, (hasta 30º de latitud por encima y debajo del ecuador) zonas caracterizadas por un largo y constante fotoperiodo durante todo el año (sobre 16 horas de luz al día) y un clima cálido y húmedo. Planta de porte arbóreo, puede llegar a alcanzar los 5 metros de altura presentando ramas largas con gran distancia entre nudos, hojas grandes con foliolos estrechos y un potente sistema radicular. Las inflorescencias son largas y poco compactas.

El crecimiento vegetativo se mantiene durante toda la fase de floración (al final de la fase de floración han incrementado su tamaño en un 200 o 300% el tamaño que tenían al inicio de la floración), mecanismo de adaptación de plantas que viven en un clima con fotoperiodo constante durante todo el año. Es la especie indicada para cultivo en exterior.

Las sativas generalmente contienen una concentración más alta de tetrahidrocannabinol (THC) y por lo tanto también de THCV, y más baja de cannabidiol (CBD) y CBDV. Esto vendría a corroborar la teoría que apuntamos en el apartado dedicado a los cannabinoides de que el THC aparece como una respuesta de la planta a agresiones externas, entre otras, a la radiación ultravioleta. Por ello las plantas procedentes de climas más soleados presentan un efecto más potente y complejo.

El efecto eufórico producido por el consumo de la marihuana sativa a menudo se describe como “cerebral”, y también se dice que fomenta la conversación profunda y mejora la creatividad, por lo que es más adecuada para el uso diurno o las situaciones sociales y para los esfuerzos artísticos.

 Estructura de una planta sativa.
Estructura de una planta sativa.

Cannabis sativa indica (cannabis sativa var. indica).

 Morfología de una hoja de cannabis sativa índica.
Morfología de una hoja de cannabis sativa índica.

La mayoría de las variedades indica proceden de Asia Central y del subcontinente indio, Afganistán, Pakistán, norte de la India, Tíbet y Nepal (zonas situadas entre 30-50º de latitud al sur y al norte del ecuador), zonas caracterizadas por un fotoperiodo cambiante a lo largo del año y un clima continental.

Planta de porte robusto, corta estatura y color verde oscuro, no suele sobrepasar los 1,5 metros de altura presentando ramas cortas con una distancia internodal menor que en sativa, hojas con foliolos más anchos que en sativa para aprovechar la menor incidencia del sol en las latitudes en las que crece y un sistema radicular condensado. Las inflorescencias son muy compactas y distribuidas alrededor de los nudos.

El ciclo es más corto que en sativa (siguen creciendo durante la fase de floración, pero el incremento de tamaño solo es del 50-100% del tamaño que tenía al inicio de la floración), y está influenciado por la disminución de las horas luz. Es la especie indicada para cultivo en interior: bajo porte y ciclo corto.

Las cepas de cannabis Indica son conocidas por tener un mayor contenido de CBD que las Sativas. Una de las muchas funciones del CBD es la moderación de los efectos del THC en el cuerpo y la mente. Por lo tanto, las cepas Indica tienen un efecto muy distinto a las Sativas. Las variedades de cannabis índica se relacionan con una sensación de relajación. Alivia la tensión y el estrés, ayuda a conciliar el sueño, estimula el apetito y la producción de dopamina (neurotransmisor que activa los receptores de placer y los circuitos de recompensa del cerebro). Al efecto producido por las variedades sativa se le conoce como “subidón” y al producido por las variedades indica “colocón”.

 Plantas índicas en cultivo de interior.
Plantas índicas en cultivo de interior.
Plantas índicas en cultivo de interior II
Plantas índicas en cultivo de interior. II

Cannabis sativa ruderalis (cannabis sativa var. spontanea).

 Morfología de una hoja de cannabis sativa ruderalis.
Morfología de una hoja de cannabis sativa ruderalis.

La variedad de cannabis ruderalis es una variedad salvaje procedente de Rusia, Europa central y Asia central y está adaptada a las duras condiciones ambientales de estos lugares (frío o calor extremos, higrometría inadaptada, fotoperiodo débil o excesivo, suelos desfavorables, etc.). Suele encontrarse en latitudes por encima o debajo de 50º del ecuador. La planta típica de Cannabis ruderalis es muy baja de estatura, a menudo entre 30 y 80 cm cuando ha alcanzado su pleno crecimiento. Produce solo unas pocas ramas y tiene hojas anchas y de limbos gruesos, similares a las del Cannabis índica, pero con menos foliolos. Una vez empieza la floración, la variedad ruderalis ganará todavía menos altura que la variedad indica. La característica más apreciada de esta variedad de cannabis es que el ciclo de floración se inicia de forma automática cuando la planta alcanza cierto estado de madurez (cuando ha producido entre el quinto y séptimo par de hojas verdaderas), al cabo de un periodo que varía entre 20 y 30 días de la germinación. La mayoría de las plantas perciben cuándo es momento de reproducirse (florecer) gracias a los cambios que se producen con la sucesión de las distantes estaciones del año, especialmente en relación al número de horas de luz al día (disminución del fotoperiodo). La capacidad para iniciar la floración de acuerdo con los cambios en la planta y no de su entorno se conoce como ‘autofloración’. Es una adaptación total al entorno en el que se desarrolla, con veranos cortos y fríos. Sus semillas se desprenden con facilidad y pueden sobrevivir más de una estación sobre terreno helado hasta que las condiciones sean lo suficientemente favorables para permitir el crecimiento. Es una planta que no necesita excesivos riegos ni suelos muy fértiles.

Los efectos que produce el consumo de esta variedad son muy parecidos al de una Indica, pero lo verdaderamente interesante de esta variedad es la capacidad de autoflorecer y lo corto de su ciclo de vida, siendo usada en hibridaciones con variedades sativas.

 Diferencia morfológica en la estructura de cannabis sativa sativa, índica y ruderalis.
Diferencia morfológica en la estructura de cannabis sativa sativa, índica y ruderalis.

Cannabis sativa afghánica (cannabis sativa var. afghánica).

 Morfología de una hoja de cannabis sativa afghánica.
Morfología de una hoja de cannabis sativa afghánica.

Originario de Afganistán y más concretamente la zona del Hindú Kush, una zona montañosa ubicada entre el noroeste de la india, noroeste de Pakistán y Afganistán. Es una planta baja (menos de 1,5 m de altura), de tallo corrugado y muy sólido, muy frondosa y robusta y de entrenudos cortos, con hojas de peciolos largos y foliolos muy anchos de un color verde oscuro y con cogollos muy densos y pesados. Las semillas son casi redondas con una base roma, superficie gris brillante y veteada. Su ciclo es muy corto debido a la adaptación al medio en el que ha evolucionado con veranos cortos. Es muy usada en hibridaciones para conseguir periodos de floración cortos. Su resina tiene un alto contenido en cannabinoides, con un sabor intenso a cítricos.

DIFERENCIAS MORFOLÓGICAS ENTRE LAS HOJAS DE LAS DIFERENTES FAMILIAS CANNÁBICAS.
DIFERENCIAS MORFOLÓGICAS ENTRE LAS HOJAS DE LAS DIFERENTES FAMILIAS CANNÁBICAS.

4.-FENOLOGÍA DE LA PLANTA DE CANNABIS. Crecimiento y desarrollo.

Dividiendo su ciclo de vida en 4 estadios principales: germinación y emergencia (0), crecimiento vegetativo (1), floración y formación de semillas (2), y senescencia (3); y subdividiendo cada uno de estos estadios principales en estadios secundarios, el primer dígito del código indica el estadio principal, el segundo indica el sexo de la planta (macho (1), hembra (2), y el tercer y cuarto dígito muestran el estado de desarrollo de la planta.

GERMINACIÓN Y EMERGENCIA.

0000 Semilla seca.

0001 Radícula visible.

0002 Emergencia del hipocótilo.

0003 Cotiledones desplegados.

Una vez la semilla hidratada la radícula se hace visible, emerge el hipocótilo y los cotiledones se despliegan por encima de la superficie. La temperatura de germinación oscila entre 21-32 ºC, siendo la óptima de 25 ºC. Temperaturas menores alargan el proceso, que usualmente lleva de tres a siete días. La temperatura mínima de germinación es 0 ºC.

 Morfología de una planta de cannabis germinada.
Morfología de una planta de cannabis germinada.

Crecimiento vegetativo.

1002 Primer par de hojas verdaderas. 1 foliolo

1004 Segundo par de hojas. 3 foliolos

1006 Tercer par de hojas. 5 foliolos

1008 Cuarto par de hojas. 7 foliolos

1010 Quinto par de hojas.

.

.

.

10xx n par de hojas. Xx= 2(n par de hojas)

 Detalle de los cotiledones y el primer par de hojas verdaderas.
Detalle de los cotiledones y el primer par de hojas verdaderas.

Una vez germinadas las semillas se trasladan a un lugar más fresco y se incrementa la luminosidad poco a poco. El fotoperiodo ideal para esta fase es 18 horas de luz/6 horas de oscuridad, imitando el verano (se puede incrementar las horas luz hasta 24). Este estado se caracteriza por el crecimiento del tallo y las hojas, siendo lento al principio con distancias internodales cortas, hasta la formación del quinto par de hojas verdaderas; a partir de este punto el tallo crece rápidamente y los espacios entre nudos aumentan. Durante el estado vegetativo, la planta forma entre siete y doce pares de hojas. El primer par de hojas tiene un solo folíolo, el segundo tiene tres, el tercero cinco y así sucesivamente hasta alcanzar usualmente once folíolos. Una hoja se considera desplegada cuando sus folíolos tienen al menos un cm de largo.

FLORACIÓN Y FORMACIÓN DE SEMILLAS.

2000 Punto GV. Inducción a la floración. Las hojas pasan de crecer opuestas a alternas con una distancia entre los peciolos de al menos 0,5 cm.

2001 Aparecen los primordios florales pero el sexo aún no se aprecia.

Planta dioica macho.

2100 Formación de flores. Aparecen las primeras flores cerradas con estambres.

2101 Inicio de la floración. Se abren las primeras flores.

2102 Floración. 50% de flores abiertas.

2103 Final de la floración. 95% de las flores abiertas.

Planta dioica hembra.

2200 Formación de flores. Aparecen las primeras flores con gineceo. No se aprecia la prolongación del ovario.

2201 Comienzo de la floración. Se aprecia la prolongación del ovario en las primeras flores.

2202 Floración. Se aprecia la prolongación del ovario en el 50% de las flores.

2203 Endurecimiento de la semilla. Aparecen las primeras semillas duras.

2204 Semillas maduras. El 50% de las semillas están duras.

2205 Maduración total. El 95% de las semillas están duras o partidas.

Planta monoica o hermafrodita.

2300 Formación de las flores femeninas.

2301 Inicio de la floración femenina.

2302 Plena floración femenina.

2304 Floración masculina.

2305 Endurecimiento de la semilla.

2306 Semillas maduras.

2307 Maduración total.

La floración del cannabis no es más que una respuesta vital a la perpetuación de la especie. Esta respuesta se desencadena como resultado de la disminución de las horas luz diarias y de la bajada de las temperaturas propias de finales de verano principios del otoño. Esta practica resulta con todas las variedades excepto con las sativas puras, que florecen más tarde. El cambio de filotaxis (posición de las hojas) de opuesta a alternada (Punto GV) es un indicador del comienzo de la floración y depende de la variedad y del fotoperiodo (horas luz diarias).

Crecimiento opuesto
Crecimiento opuesto
Crecimiento alterno.
Crecimiento alterno.

Los primordios florales (prefloración) comienzan a aparecer en los entrenudos de las ramas justo detrás de las estípulas a partir de la cuarta semana de crecimiento vegetativo y en ese momento la planta tiene de 6 a 8 semanas de vida. Las inflorescencias masculinas se pueden identificar por su forma de garra curva, a la que le sigue la diferenciación de pimpollos florales de puntas redondeadas que poseen cinco segmentos radiales. Las femeninas, se identifican por la elongación de un cáliz tubular simétrico.

Prefloración flor hembra. Prefloración flor macho.
Prefloración flor hembra. Prefloración flor macho.

Inflorescencias hembra.
Inflorescencias hembra.
Inflorescencias macho.
Inflorescencias macho.

Las diferencias entre el ritmo de crecimiento y desarrollo de las plantas macho y hembra son grandes; las plantas macho tienden a florecer y senescer antes. También dentro del mismo sexo, las plantas más grandes reprimen a las pequeñas y la variación entre plantas puede llegar a ser considerable y hasta dar como resultado el auto-raleo (defoliación).

  • En las plantas dioicas, las flores masculinas con estambres aparecen, aproximadamente dos semanas antes que los estilos de las plantas femeninas, allá por el cuarto o quinto entrenudo del tallo principal; esperaremos a la aparición de las primeras preflores para cambiar el fotoperiodo a 12/12 ya que si lo hacemos antes provocaremos un estrés en la planta y no conseguiremos ningún adelanto. A partir del cambio de fotoperiodo tendremos cosecha en 6-10 semanas. Las plantas cuyo crecimiento vegetativo se ha llevado a cabo con un ciclo de luz/oscuridad de 12/6 horas florecerán antes que las que han estado a 24 horas de luz. No sexemos una planta con las primeras flores; desde la aparición de las primeras preflores hasta que la planta empieza a liberar polen tenemos 10 días por lo que tendremos tiempo de actuar en consecuencia; si lo que vamos buscando es la producción de resina no nos interesa la polinización y las quitaremos, y si lo que estamos buscando es la producción de semillas no polinizaremos hasta que las plantas hembras hayan desarrollado el mayor número posible de pistilos, si no tendremos una escasa cosecha de semillas. Las plantas macho producen menos flores que las plantas hembras, de un color verde amarillento y suelen ser más altas, con el tallo más robusto y menos hojas que estas. Las flores masculinas miden alrededor de 6 mm y aparecen antes en la zona apical de la planta. Sus niveles de cannabinoides son menores que en las plantas hembras.

En las plantas hembras lo primero que aparece son las brácteas perigonales sin estilos de las flores y aparecen justo antes de que florezcan. También aparecen en el cuarto o quinto entrenudo del tallo principal. Lo primero que aparece son las brácteas verdes que contendrán la semilla, y posteriormente los pistilos. Las plantas cultivadas durante el crecimiento vegetativo con un fotoperiodo 18/6 presentan las preflores antes que las tenidas a 24 horas de luz y aún aparecerán antes con un fotoperiodo de 16/8. Al igual que con las masculinas, no induciremos la floración antes de la prefloración. Una misma planta femenina posee numerosas flores en diferentes estados de desarrollo. Las flores femeninas aparecen cerca del ápice del brote terminal de la rama y progresivamente se van desarrollando desde la punta hasta la inserción con el tronco. Los cálices con sus pistilos se arraciman formando densos cogollos o racimos a lo largo de los tallos; los cogollos se desarrollan muy rápido en las cuatro o cinco primeras semanas y después el ritmo de crecimiento disminuye. Gran parte del peso que darán en cosecha lo ganan en las últimas dos o tres semanas de crecimiento. Durante la antesis (liberación del polen) dos estilos sobresalen desde cada bráctea perigonal, lo que marca el comienzo de la formación de flores femeninas, y el pico de floración femenina es alcanzado cuando el 50% de las brácteas en la inflorescencia están formadas, independientemente de si sus estilos son visibles o no. Luego de la fase de floración y polinización, las semillas formadas (aquenios) se endurecen y la planta comienza a despojarse de ellas. Las semillas individuales maduran en un período de tres a cinco semanas y la madurez de semilla, que se describe en el código fenológico se alcanza cuando un 50% de las semillas están duras o han sido liberadas.

Si las plantas femeninas son polinizadas paralizarán la producción de cannabinoides para centrar todos sus fotoasimilados en la producción de las semillas.

  • En las plantas monoicas, se forman flores de ambos sexos, y la relación de su número depende tanto del cultivar como del individuo. La floración de este tipo de plantas, se refiere a las flores femeninas, y es similar a la definida para plantas dioicas femeninas. Las flores masculinas aparecen usualmente en las puntas de las ramas femeninas, cuando las femeninas están en plena floración. La madurez de semilla para estas plantas se define igual que para las plantas dioicas femeninas.

SENESCENCIA.

3001 Desecación de las hojas.

3002 Desecación del tallo. Se caen las hojas.

3003 Descomposición del tallo. Se liberan las fibras del floema.

Luego de la floración de las plantas dioicas macho, igual que luego de la madurez de semilla en plantas monoicas o dioicas hembras, las hojas y los tallos comienzan a secarse, y luego de un tiempo la planta muere (en algunos lugares debido a las bajas temperaturas) y la descomposición del tejido del tallo libera las fibras del floema.

Híbridas sátiva x índica en suelo.

5.-CULTIVO DESDE SEMILLA.

La semilla de cannabis, como el resto de semillas, solo necesita para germinar:

  • Un medio de cultivo
  • Agua
  • Calor
  • Oxígeno (aire).
  • Oscuridad.

El primer paso para germinar un asemilla de cannabis será sumergir la semilla 24 horas en agua y ubicarla en un sitio oscuro y cálido. El agua puede ser agua normal del grifo, pero lo ideal es agua embotellada de mineralización débil e incluso agua destilada; cuantos menos solutos disueltos en el agua que usemos para pregerminar mayor rapidez en traspasar la cáscara protectora. También podemos aportar al agua que utilicemos un poco de peróxido de hidrógeno, también conocido como agua oxigenada (H2O2) para favorecer los procesos respiratorios. La dosis recomendada es de 2 y 3 ml de H2O2 por litro de agua. Añadir agua oxigenada en exceso no hará que las semillas nazcan más rápido, sino que, por el contrario, puede dañarlas.; pasadas 24 horas las pasaremos a un semillero con un sustrato muy fino manteniendo la humedad constante. La profundidad de siembra será aproximadamente el doble del ancho de la semilla. La temperatura debe de estar entre 20-25ºC y entre 55 y 72 horas las veremos emerger. Durante la germinación deberemos prevenir los ataques de hongos desinfectando previamente el sustrato. Podemos mantener la temperatura del sustrato entre 24 y 27 ºC, pero si nos pasamos la planta puede ailarse (excesivo crecimiento del tallo).

medición
medición

Calefactor y termómetro de cocina para controlar la temperatura del sustrato.

Una vez germinada llevaremos a las plantas a un lugar más fresco y comenzaremos a darles luz progresivamente. Si las sacamos al exterior deberemos hacerlo progresivamente ya que la luz ultravioleta afecta sobre manera a las plantitas. Mantendremos el sustrato húmedo, pero no encharcado; tengamos en cuenta que la plantita no tiene el sistema radicular muy desarrollado. Es más, una vez afianzada y para estimular el desarrollo radicular será bueno forzarla a que busque el agua en el fondo de la maceta espaciando los riegos, siempre sin llegar al extremo de dañarla.

Los factores exógenos pueden influir en el futuro sexo de la plantita a partir del estado de tres pares de hojas verdaderas de la siguiente manera:

  • Un aumento del nitrógeno y una disminución del potasio favorecen la aparición de plantas femeninas durante las dos siguientes semanas.
  • Las temperaturas frescas decantan el sexo hacia el femenino.
  • El espectro de luz azul induce a la feminidad, mientras que el rojo a la masculinidad.
  • Un fotoperiodo corto (14 horas) favorece las plantas hembras.
  • Cualquier estrés que pueda sufrir la planta durante sus primeras semanas de vida las induce hacia el sexo masculino.

Semillas feminizadas. Las semillas feminizadas se obtienen polinizando una planta hembra con polen de otra planta hembra que en un momento dado se le induce la aparición de un cierto número de flores masculinas. Estas flores tienen polen, pero el genotipo es de planta hembra.

Genotipo planta macho: XY

Genotipo planta hembra: XX

CRUCE MACHO-HEMBRA

 

X

Y

X

XX

XY

X

XX

XY

CRUCE HEMBRA-HEMBRA

 

X

X

X

XX

XX

X

XX

XX

El hermafroditismo es un rasgo genético que puede expresarse (aparecer) por multitud de causas, tanto endógenas (genética) como exógenas (factores ambientales). Podemos hacer que una planta hembra emita algunas flores masculinas provocándole situaciones de estrés durante el ciclo de floración, tales como:

  • Cambiar el fotoperiodo (de 16/8 a 12/12) sin que hayan aparecido los primeros síntomas de prefloración.
  • Ciclos de oscuridad interrumpidos (fotoperiodos inconsistentes).
  • Ciertas toxicidades y carencias de nutrientes.
  • Alteración del pH o temperatura.

Todas estas situaciones de estrés causan una alteración en los normales niveles de la fitohormona etileno. De hecho, se ha demostrado que:

  • Aplicar niveles de etileno anormalmente altos durante el ciclo de floración en plantas macho hace que produzcan un cierto número de flores femeninas.
  • Aplicar inhibidores de la síntesis de etileno como el AVG (aminoetoxivinilglicina) y el AOA (ácido aminooxiacético) a flores hembras da lugar a la aparición de algunas flores masculinas.

El problema de las semillas feminizadas es que dan plantas con tendencia al hermafroditismo al realizar una selección sobre este carácter. Los criadores han solventado este problema cultivando plantas hembras y sometiéndolas a fuertes situaciones de estrés; solo aquellas que no desarrollen flores masculinas serán seleccionadas como parentales: a las plantas resistentes a la intersexualidad se les denomina HEMBRAS VERDADERAS. Las copias clonadas (esquejes) de estas plantas son las que estarán sometidas a los tratamientos hormonales dejándolas desarrollar algunas flores masculinas cuyo polen usaremos para polinizar otras “hembras verdaderas” seleccionadas. El resultado es una población de hembras.

Revertir una planta de cannabis.

Existen varias técnicas para revertir plantas de cannabis, desde el uso de plata coloidal, el uso de tiosulfato de plata, etc. pero yo os voy a explicar el método del ácido giberélico que, aunque no es el más efectivo, funciona igual que el de plata coloidal, no tiene ninguna toxicidad y el ácido giberélico es fácil de encontrar:

  1. En primer lugar, escogeremos las plantas a revertir y les cambiaremos el fotoperiodo a 12/12 de dos a tres semanas antes que a las plantas que usaremos como receptoras del polen; con ello conseguiremos tener el polen cuando las plantas a polinizar estén en plena floración. No es necesario esperarnos al total desarrollo vegetativo de la planta a revertir ya que cualquier planta por pequeña que sea producirá el suficiente polen.
  2. No esperaremos a la aparición de los primordios florales (prefloración) para realizar el cambio de fotoperiodo ya que esto crea un cierto estrés que favorece la intersexualidad.
  3. La dificultad de este método radica en encontrar la concentración exacta de giberélico que será función de cada variedad; os aconsejo que hagáis muchos ensayos con vuestras variedades favoritas hasta que deis con la tecla. Prepararos varias disoluciones con diferentes concentraciones de ácido giberélico, empezando por una concentración de 50 ppm (una ppm es un miligramo/litro y un 1% de concentración son 10.000 ppm) y subiendo de concentración hasta las 100 ppm.
  4. Cogeremos y aplicaremos cada disolución durante una semana a una rama distinta de la planta a revertir; el momento de empezar con las pulverizaciones es justo después del cambio del fotoperiodo a 12/12.
  5. Si observamos un estiramiento de la planta es normal, es un efecto secundario de la aplicación de giberelinas.
  6. Una vez observemos la aparición de los primordios florales masculinos (prefloración) aislaremos la planta y eliminaremos el resto de ramas para evitar una autopolinización.
  7. Antes de la apertura de las anteras cubre la rama con una bolsa y átala en la unión de la rama con el tallo principal. Sacude durante varios días suavemente la rama para desprender el polen.
  8. Una vez recogido el polen procederemos a polinizar. El resto del polen se puede guardar en una bolsa en el congelador.
  9. Empezaremos la polinización cuando haya el mayor número de pistilos visibles; los pistilos blancos y turgentes son los más frescos. Los de color rojizo o marrón está pasados de fecha.

10.Cubriremos la rama a polinizar con la bolsa del polen y la dejaremos 48 horas sacudiéndola suavemente con regularidad.

11. Una vez polinizada, las semillas estarán viables en 4-6 semanas. Las semillas están a punto de cosechar cuando presentan un color atigrado entre marrón y gris y una dureza al aplastamiento con los dedos razonable.

12. Aumentaremos su viabilidad manteniéndolas unas semanas en un sitio oscuro, fresco y bien ventilado. Después las guardaremos en un frigorífico durante uno o dos meses antes de germinarlas.

Cosecha de semillas.

6.-CULTIVO POR ESQUEJE DEL CANNABIS.

El cannabis, aparte de sexualmente, se puede reproducir asexualmente; básicamente consiste en cortar una rama en fase de crecimiento vegetativo y enraizarla. Las plantas resultantes serán genéticamente idénticas a sus progenitores, pero eso no implica que se comporten como ellas ya que el desarrollo de cualquier individuo es función tanto de su código genético como de la influencia que sobre él ejerce el medio ambiente en el que se desarrolla (a la suma de los efectos genéticos y medioambientales se le denomina fenotipo).

Las plantas madre. Lo ideal es que las plantas que utilicemos como madres tengan como mínimo dos meses de edad y tomaremos los esquejes en fase de crecimiento vegetativo. Podemos tomar esquejes de esquejes hasta más de 20 generaciones.

Un esqueje sacado de una planta de tres meses de edad, por ejemplo, tiene la misma edad genéticamente hablando que su planta madre y una vez enraizada puede inducirse a la floración en el mismo momento en el que le tocaría a su planta madre. Las plantas madre las mantendremos en estado vegetativo, pero con un contenido bajo en nitrógeno y un fotoperiodo 18/6.

Las mejores zonas para sacar los esquejes son las partes más viejas de la planta madre y estas son las ramas de la parte baja y las que se sitúan más cerca del tallo principal. En esta zona el contenido hormonal y de fotoasimilados es mayor. Escogeremos esquejes cortos, de tallo grueso y con pocas hojas; si es necesario y para reducir la traspiración en los primeros momentos de la fase de enraizamiento disminuiremos la superficie foliar reduciendo el tamaño de los foliolos con una tijera.

El proceso de esquejado paso a paso.

  1. Desinfectaremos todos los utensilios de corte con alcohol o lejía diluidos.
  2. Escogeremos una planta madre de al menos dos meses de edad y una semana antes lavaremos las raíces todos los días para forzarla a consumir el nitrógeno que tenga almacenado. Lo haremos durante el periodo de luz, a diferencia de cuando queremos lavar el sustrato para eliminar el exceso de cloruros y de sodio que se hace en el periodo de oscuridad para no interferir en el contenido de nutrientes.
  3. Escogeremos ramas de un grosor entre 4-6 mm y lo suficientemente largo para que albergue 4 nudos y realizaremos el corte en ángulo de 45º para tener más superficie de absorción. Eliminaremos las hojas de los dos nudos inferiores y reduciremos la superficie foliar de los otros dos, los que se quedaran por encima del sustrato. Colocaremos inmediatamente el esqueje en agua para evitar embolias (entrada de aire en el xilema).
  4. Cogeremos el contenedor con el sustrato y lo empaparemos con agua; pintaremos con un pincel los dos nudos que quedaran enterrados con hormona de enraizamiento (si sumergimos la punta del esqueje en algún tipo de gel podemos dificultar el flujo xilemático). Dividiremos el extremo distal (el último centímetro) en dos para dejar al descubierto el cambium.

Haremos un agujero con un bolígrafo, introduciremos el esqueje y compactaremos el sustrato ligeramente a su alrededor.

  1. Situaremos el esqueje en una zona donde reciba escasa luz y sin corrientes de aire. Los mejores focos para enraizar son los tubos fluorescentes con luz blanca y fría colocados a 15-20 cm de altura o las lámparas de halogenuro metálico de 600 vatios alejadas de metro y medio a dos metros. Mantendremos el sustrato húmedo, pero no encharcado. Si fuera necesario disminuiríamos la superficie foliar y/o pulverizaríamos agua sobre ellos.
  2. El proceso será más rápido si mantenemos el sustrato a una temperatura de 25 ºC. Los esquejes deberían estar enraizados entre 10 y 20 días y lo notaremos en que las puntas de los foliolos se amarillean y en el crecimiento vertical del clon.
  3. Conforme avance el enraizamiento aportaremos más luz y una solución nutritiva muy diluida.

7.-EL TRASPLANTE.

La fase de plántula dura de tres a cuatro semanas. Cuando el contenedor se queda pequeño deberemos cambiar la planta para que pueda seguir con el crecimiento vegetativo rápido. Esta es la acción más estresante para una planta después de la clonación, ya que en la naturaleza nunca sucede. Una señal de que la planta necesita ser trasplantada es un alargamiento de los entrenudos y un agrupamiento de las raíces en los extremos de la maceta.

Para las plantas autoflorecientes de pequeño tamaño usaremos contenedores de no más de 15 litros de volumen y en 40 litros las de ciclo de 90 días o más. La técnica del doble plantado consiste en cortar la parte baja de la maceta en la que está la planta a trasplantar y situarla encima de otra maceta más grande para que sea colonizad por las raíces. Provoca menos daño a la raíz.

Si hemos hecho el semillero con el mismo sustrato en el que finalizarán su ciclo evitaremos diferencias de potencial de presión de agua. Inmediatamente después de trasplantar regaremos y aplicaremos algún enraizante, como alguna mezcla de trichodermas y micorrizas y algún extracto de algas; los mejores extractos de algas son los de Eklonia máxima. Situaremos las plantas en una zona donde dé media luz. Una vez trascurridos 10 o 15 días empezaremos con un abonado equilibrado que aporte todos los macro nutrientes, tanto primarios como secundarios, y los micronutrientes y las pondremos a plena luz.

8.-CONDICIONES CLIMÁTICAS EN EL CULTIVO DEL CANNABIS.

  • Temperatura. El rango de temperatura para el desarrollo de la planta está entre 8 y 29 ºC, fijándose el óptimo alrededor de 22-25 ºC (24-26 ºC si cultivamos con atmósfera enriquecida en CO2) durante el día. Durante la noche la temperatura puede bajar hasta 10ºC sin afectar el crecimiento, pero mantener una temperatura más o menos constante entre el día y la noche (20-25) favorece un fuerte, homogéneo y saludable crecimiento.
  • CO2. Como sabemos, la concentración de dióxido de carbono actualmente en la atmósfera es del 0,04% (400 ppm); antes el nivel era del 0,03% pero en los últimos años se ha incrementado debido a la acción del hombre. Pues bien, los niveles de CO2 requeridos por la planta de cannabis para alcanzar su pico de crecimiento son de cuatro a cinco veces superiores que los que se encuentran normalmente en la atmósfera, y alcanzan valores de entre 1200 a 1500 ppm (0,12 a 0,15 %). Como vemos, es interesante un sistema de enriquecimiento de CO2 de nuestro cuarto de cultivo al igual que se hace en los invernaderos de pimiento, por ejemplo; el CO2 es un gas incoloro, inodoro y no inflamable, pero a concentraciones de 1.000 ppm podemos marearnos y a mayores concentraciones puede ser tóxico. El enriquecimiento de la atmósfera de nuestro cuarto de cultivo con CO2 acelerará el ritmo de crecimiento y aumentará la producción que no la potencia de los cannabinoides, pero debemos tener en cuenta que esto conlleva mayor velocidad en el gasto de agua y nutrientes y mayores necesidades lumínicas, no en cuanto a duración sino a intensidad. También se produce un aumento en la eficiencia del uso del agua ya que el estoma tiene que estar menos tiempo abierto para abastecer de carbono a la planta. En todo caso lo que si está recomendado es una continua renovación del aire de la zona de cultivo; debemos de ser capaces de renovar el volumen de aire de nuestro cuarto de cultivo (largo x alto x ancho = volumen en metros cúbicos) en 5 minutos. Así mismo las capas de aire frío se sitúan cerca del suelo y las de aire caliente cerca del techo por lo que también será necesario ventiladores que mezclen el aire.
  • Humedad relativa. El aire es capaz de retener más agua cuanta más temperatura.

CURVA DE HUMEDAD RELATIVA DEL AIRE.

Una habitación de 30 m2 contiene, suponiendo una humedad relativa del 80% y una temperatura de 20 ºC, 330 gramos de agua, o lo que es lo mismo, 330 mililitros de agua. Si la temperatura sube a 30 ºC el contenido en agua pasa a 600 mililitros. Toda esa agua es la que se condensa sobre las plantas cuando la temperatura desciende, que es lo mismo que pasa en el exterior con el rocío. Cuanta mayor diferencia haya entre la temperatura de la noche y del día, mayor variación de la humedad relativa tendrá el aire. En general podemos aconsejar una humedad relativa para las fases de plántula y de crecimiento vegetativo entorno a un 70-75 %; en fase de floración es más indicado bajar esta a 60-65% y evitaremos problemas fúngicos. Lo ideal, al igual que con la temperatura, es mantener un régimen más o menos estable entre la humedad de la noche y del día, evitando bajadas (lo que implicaría un exceso de transpiración por parte de la planta) o subidas bruscas (la planta no transpiraría).

Podemos actuar sobre la humedad relativa inyectando aire caliente y seco para bajarla o pulverizando agua y/o dejando cubos de agua en determinados puntos de la habitación. Mucho más efectivo y rápido son los humidificadores y deshumidificadores.

9.-SUSTRATOS EN EL CULTIVO DEL CANNABIS.

Todo sustrato debe aportar sustento físico, un buen drenaje y una buena aireación. Para mi la mejor mezcla es la que lleva un 40% de tierra de bancal, un 20% turba o fibra de coco, un 20% humus de lombriz y un 20% perlita (leeros el artículo de los sustratos en la pestaña “JARDINERÍA”). El tema es que la tierra de bancal puede llevar hongos, bacterias, nemátodos, etc y además tiene que ser una tierra con una estructura franco arenosa para que tenga un buen drenaje. Esto lo podemos solucionar desinfectando el sustrato antes de plantar; un producto muy empleado es la mezcla de 1,3 Dicloropropeno + Cloropicrina para controlar hongos de suelo y nematodos. Leer atentamente la etiqueta antes de usarlo.

Los que no tengáis acceso a tierra de bancal usar turba rubia o fibra de coco con perlita. Es conveniente que una vez la planta en el sustrato aportéis una mezcla de trichodermas y micorrizas, dejando un tiempo entre la desinfección química y el aporte de estos hongos beneficiosos:

  • La trichoderma es un hongo que coloniza rápidamente el sustrato e impide el desarrollo de otros tipos de hongos que puedan resultar perjudiciales para nuestras plantas. Cada cepa de trichoderma es específica para un hongo en concreto. Trichoderma activa la ruta de señalización del ácido jasmónico, lo que se llama defensa ISR (siglas en inglés de Resistencia Sistémica Inducida). Además, en el primer contacto con este hongo la planta ve aumentados los niveles del ácido salicílico, lo que se denomina defensa SAR (Resistencia Sistémica Adquirida).
  • La micorriza es otro tipo de hongo que entra en simbiosis con la raíz; por un lado, las raíces segregan azúcares, aminoácidos, ácidos grasos y otras sustancias orgánicas que benefician a los hongos; y por otro lado, los hongos convierten los minerales del suelo y materias en descomposición en formas asimilables por las raíces de la planta. Existen dos tipos de micorrizas:
  • Ectomicorrizas: en ellas, el hongo forma una especie de manto con sus hifas (filamentos microscópicos, ramificados o no, que junto a otros micro filamentos, forma el cuerpo vegetativo del hongo, el micelio) alrededor de las raíces menos gruesas, pero no llegan a introducirse en sus células. Se desarrollan en los espacios intercelulares de la corteza de las raíces.
  • Endomicorrizas: las hifas (filamentos microscópicos, que junto a otros micro filamentos, forma el cuerpo vegetativo del hongo, el micelio) de estos hongos penetran dentro de las células de las raíces. En los arbúsculos se produce el intercambio de elementos nutritivos por carbono, entre el hongo y la raíz.

Hongo trichoderma. Hongo micorriza.

Un problema con el que podemos encontrarnos en zonas de alta pluviometría es un pH ácido de nuestros suelos, con el consiguiente problema al aportar nuestros fertilizantes que de por sí ya son ácidos. Una forma natural de corregir el pH de estos suelos y situarlo en torno a 6,5-7 es la adición de tierra de dolomita. La dolomita es un mineral procedente de rocas sedimentarias continentales y marinas que se puede encontrar en capas de varios cientos de metros, siendo uno de los minerales más difundidos en las rocas sedimentarias carbonatadas. Su presencia representa un 2% de la corteza terrestre. Denominada de esa forma en honor al geólogo y mineralista Déodat Gratet de Dolomieu que la descubrió en torno a 1788-1789. Se trata de un mineral compuesto de carbonato cálcico y magnésico [(CaMg(CO3)2)]. Su formación se basa en la acción del agua rica en magnesio, sobre depósitos calcáreos, en donde se produce una progresiva sustitución del calcio por el magnesio. A este proceso se le denomina dolomitización. Además, como impurezas puede contener hierro. Su color presenta diferentes tonalidades predominando el incoloro o blanco grisáceo. La dolomita se mezcla con el sustrato o tierra a razón de un gramo de dolomita por litro de sustrato.

Roca de dolomita.

10.-EL MANEJO DEL RIEGO EN EL CANNABIS.

La planta de cannabis es sensible al estrés hídrico, especialmente en el momento del establecimiento de la planta en su maceta y al final de la floración (ciertas variedades surgidas en climas extremos son más tolerantes a la sequía) habiéndose documentado consumos de hasta 700 mm (700 litros/m2). La máxima demanda de agua se concentra en 40 días, desde la aparición del quinto par de hojas hasta el inicio de la prefloración. Se han hecho estudios de rendimiento y los datos indican (siempre teniendo en cuenta las múltiples variedades e hibridaciones) que la planta de cannabis rinde tres gramos de materia seca por cada kg de agua transpirada. Tenéis en el blog una tabla para saber cuanto regar en función del volumen de la maceta, del sustrato utilizado, de la conductividad eléctrica de la disolución nutritiva y del volumen de drenaje requerido. Vamos a hacer un ejemplo:

  • Supongamos una maceta normal (con forma troncocónica) con un diámetro superior de 45 cm, un diámetro inferior de 25 cm y una altura de 45 cm;
  • Una vez calculado el volumen de la maceta y sabiendo que el sustrato es 100% turba rubia y que la conductividad de la disolución nutritiva es, por ejemplo, menor de 2 dS/m, obtenemos la dosis de riego:

Esta forma seria la ideal; aportar cada vez que reguemos el mismo volumen de solución nutritiva para evitar la acumulación de sales en el sustrato. La cuestión sería cuantas veces regar por semana o en un periodo de tiempo determinado y un buen indicador es cuando veamos que se ha secado el sustrato hasta un cm por debajo de la superficie. Tenéis que saber que cualquier cultivo rinde el máximo si no se deja agotar más del 20-30% del agua totalmente disponible del sustrato. Para llevar a cabo este sistema de riego y si tienes las plantas en interior deberías de tener una bandeja debajo de cada planta que recogiera el drenaje y entiendo que si tienes muchas plantas este trabajo es engorroso. Podremos saber si estamos regando bien midiendo la conductividad eléctrica de la solución nutritiva que aportamos y la del drenaje:

  • Si el drenaje sale con una conductividad eléctrica entorno a un punto superior a la de la solución nutritiva de entrada estaremos regando bien.
  • Si la diferencia de CE es menor a un punto estamos regando en exceso.
  • Si la diferencia de CE es mayor a un punto estamos regando por defecto.

La otra manera de regar es aportar el volumen que nuestro sentido y sensibilidad nos dicten en cada momento sin hacer drenaje y una vez al mes y en periodo de oscuridad haríamos un lavado de sales aportando tres veces el volumen de la maceta de agua limpia. Este método disminuye los rendimientos ya que la CE en el sustrato aumenta entre los periodos de lavado.

En general:

  • Las plantas pequeñas ubicadas en macetas pequeñas necesitan riegos muy frecuentemente.
  • Antes de la prefloración provocaremos un pequeño estrés hídrico a las plantas para volver a regar abundantemente cuando llevemos un tercio de la floración.
  • Las plantas expuestas al sol y al viento pueden necesitar hasta cuatro veces más agua que en condiciones normales de cultivo.
  • Si tenemos las plantas expuestas al sol intentaremos regar dos horas después de la salida del sol y dos horas antes de la puesta del sol.
  • Cuando cojas experiencia sabrás cuando regar por el peso de la maceta levantándola unos cm del suelo.
  • Tener en cuenta que los síntomas de déficit de agua y de exceso son muy parecidos.
  • El pH idóneo de nuestra solución nutritiva estará comprendido entre 5,5 y 6,5. En zonas de baja pluviometría el agua será de pH alcalino (7-8), y en zonas lluviosas será más bien ácido (5-6).

11.-EL ABONADO DEL CANNBIS.

Podemos distinguir 7 fases en el ciclo de una planta de cannabis:

  1. Plántula. Ya sea desde semilla o desde esqueje, al inicio de esta fase lo único que aportaremos será algún tipo de estimulante para el enraizamiento, como algún extracto de Eklonia máxima ya que el sustrato le aportará los nutrientes necesarios. Cuando veamos que las hojas empiezan a tomar un color verde amarillento será el momento de empezar a abonar con una solución nutritiva de crecimiento vegetativo, pero a una dosis diluida.
  2. Trasplante. Esta fase estresa mucho a las plantas por lo que le aportaremos otra vez algún extracto de Eklonia máxima y aminoácidos para que la planta no gaste energía en su síntesis.
  3. Crecimiento vegetativo. Aquí aportaremos una solución nutritiva con una relación nitrógeno/potasio de 2,5-3.
  4. Prefloración. Cambiaremos a una solución nutritiva con una relación nitrógeno/potasio de 1,2-1,5.
  5. Floración. Hasta la mitad de esta fase seguiremos con la solución nutritiva que usamos en prefloración.
  6. Final de la floración. Cambiaremos a una solución de fósforo, potasio y microelementos.
  7. Semana previa a la cosecha. Dejaremos de abonar y aportaremos agua sola para que la planta metabolice los nutrientes que ya tiene dentro.

Por supuesto tanto el abono que usemos en crecimiento vegetativo como en floración aportarán todos los macronutrientes, tanto primarios como secundarios, así como todos los microelementos.

Os aconsejo que leáis el artículo sobre nutrición vegetal que tenéis en el blog, en la pestaña de “CONCEPTOS”.

Abono Fertihouse Organium
Abono Fertihouse Organium
Abono Fertihouse Crecimiento Vegetativo
Abono Fertihouse Crecimiento Vegetativo
Fertilizante Fertihouse Floración
Fertilizante Fertihouse Floración
Abono Fertihouse Engorde y Maduración
Abono Fertihouse Engorde y Maduración

FERTIHOUSE KELP. FERTIHOUSE ORGANIUM. FERTIHOUSE CRECIMIENTO. FERTIHOUSE FLORACIÓN. ERTIHOUSE MADURACIÓN

Extracto de Eklonia máxima. Aminoácidos. VEGETATIVO N/K=3. N/K=1,2. Y ENGORDE P-K.

12.-LA PODA DEL CANNABIS.

El fin de la poda en el cannabis es redistribuir las fitohormonas; podar el extremo de una rama disminuye su longitud, pero provoca la brotación a lo largo de ella de ramas secundarias.

Poda del cannabis
Poda del cannabis

Evitaremos podar un mes ante de prefloración, ya que las hormonas necesitan al menos un mes para redistribuirse con lo que retrasaríamos el inicio de la floración. Podaremos siempre con un ángulo de 45º para evitar la acumulación de agua.

En cuanto a las hojas, existen distintas opiniones de si debemos hacer o no un aclareo de las mas grandes para facilitar la entrada de luz a la planta: es totalmente contraproducente quitar hojas ya que son la fábrica de los fotoasimilados que necesita la planta para nutrirse. Solamente quitaremos las hojas que vayan muriendo o que estén muy dañadas. Una poda de la parte baja de la planta favorecerá un crecimiento en altura y, por el contrario, una poda de las ramas altas favorecerá el crecimiento de las ramas bajas.

Hay una técnica que se conoce como “SUPERCROPPING” que consiste en doblar las ramas de las plantas con el fin de romper las fibras internas, dejando intactas las fibras externas; la planta toma esta acción como una situación de estrés, aumentando la absorción de nutrientes y el metabolismo. El momento de hacerlo es justo antes de la fase de prefloración, de 5 a 7 días antes, pudiéndose hacer un segundo tratamiento durante las dos primeras semanas del periodo de floración. Para que esta técnica funcione bien:

  • Las plantas tienen que estar en perfecto estado de salud. Deberemos escoger ramas adultas, pero no viejas ya que si están muy lignificadas se pueden quebrar.
  • Escogeremos aquellas zonas de la rama que notemos con cierta terneza. La planta tiene que estar bien hidratada.
  • Cogeremos y empezaremos por la parte baja de la rama haciendo la operación cada 3-4 cm; presionaremos la rama con los dedos pulgar e índice aplastando las fibras internas y doblando la rama 90º en la dirección en la que queremos que crezca.
  • Ataremos las ramas con cuerda.
  • Si combinamos esta acción con la poda del extremo apical de las ramas, obtendremos una mayor producción.

Supercropping en una planta de cannabis.

13.-COSECHA, MANICURADO Y CURADO DEL CANNABIS.

Lo primero que deberemos tener en cuenta llegado el momento de cosechar es mantener la temperatura del sitio por debajo de 21ºC, evitaremos el exceso de humedad y la exposición prolongada a la luz para evitar que los aceites se volatilicen. Si estamos cultivando en exterior mantendremos a las plantas en un lugar fresco, en semisombra y protegidas del viento. El primer síntoma de que llegamos al final es el amarronamiento de los pistilos, pero será el cambio de color de los tricomas glandulares los que nos indiquen el momento justo y el momento óptimo es cuando el 50% los tricomas de color transparentes, empiezan a volverse de color lechoso translúcido. Si los dejamos ponerse de color ambar estaremos dejando que el THC se degrade.

Detalle de los tricomas glandulares. Tricomas en el momento óptimo de su cosecha. Tricomas senescentes.

Dos semanas antes regaremos abundantemente con agua sola para que la planta elimine todo resto de abono mineral, pero tener cuidado porque en los primeros meses de otoño se puede dar el oídio si hay un exceso de humedad. Dos días antes de cortar evitaremos regar. Si hemos tenido que aplicar alguna fumigación rociaremos las plantas con agua para arrastrar cualquier resto de producto que pueda quedar y lo haremos a primera hora de la mañana para que el sol tenga tiempo de secar el agua y no tengamos problemas fúngicos. Hay cultivadores que mantienen la planta el día antes en total oscuridad y dicen que esta práctica hace que se concentre más el THC. El día de antes retiraremos todas las hojas grandes. Cortaremos a primera hora de la mañana por la base del tronco y la colgaremos bocabajo en un lugar oscuro.

MANICURA. Lo primero será recortar las pequeñas hojas que quedan entre los cogollos inmediatamente después del corte de la planta, ya que esta operación es más cómoda cuanto más tierna esté la planta. Tendréis que raspar la resina de las tijeras a menudo. Os aconsejo usar unos guantes.

SECADO. Deberemos garantizar un secado lento, con una evaporación del agua lenta y constante (de dos a tres semanas); para ello el cuarto de secado deberá estar entre 18-22ºC y una humedad relativa entre el 45-60%. Deberemos garantizar una buena renovación del aire cargado de humedad. Si el secado es muy rápido no daremos tiempo a que se degrade la clorofila lo que dará un sabor a “verde”. Una caja de cartón o de madera es una excelente opción, solo que el flujo de aire es reducido por lo que tendremos que abrirla con asiduidad y voltear las ramas. Una forma de saber si está seca es doblar los tallos y si se quiebran estarán listas para el curado. Los cogollos no deberán quebrarse.

Proceso de secado de una planta de cannabis.

CURADO. El curado hace que los cogollos se sequen uniformemente y hace que el THC se vuelva psicoactivo. Cortaremos los cogollos y los envasaremos en tarros de cristal con cierre hermético y lo depositaremos en un lugar oscuro, fresco y seco. Deberemos renovar el aire con cierta frecuencia dejando la tapa abierta un tiempo. En una o dos semanas estarán listos.

ENVASADO Y CONSERVACIÓN. Lo ideal sería poder envasar al vacío, pero si no podéis pues en un envase hermético. Una vez en su tarro lo guardaremos en un lugar oscuro, fresco y seco. Si tenemos una máquina de envasar al vacío los podremos guardar en el frigorífico.

Inflorescencias femeninas de cannabis curadas y listas para su consumo.

14.-PLAGAS Y ENFERMEDADES DEL CANNABIS.

Antes de abordar los diferentes problemas que puede presentar la planta de cannabis hare hincapié en que lo mejor es prevenir y para prevenir deberemos tomar el máximo de precauciones sanitarias; desinfectar las herramientas, desechar cualquier residuo orgánico, tener una ropa solo para acceder al cuarto de cultivo, poner mallas anti-insectos en las entradas y salidas de aires, y sobre todo estar muy pendientes a las condiciones climáticas para empezar a prevenir antes que tener que curar.

SUSTANCIAS AUTORIZADAS EN AGRICULTURA ECOLÓGICA.

  1. SUSTANCIAS DE ORIGEN VEGETAL.
    • Azadiractina, extraída de Azadirachta indica (insecticida).
    • Piretrinas, extraídas de Chrysanthemum inerariaefolium (insecticida).
    • Cuasia, extraída de Quassia amara (insecticida y repelente).
    • Aceites vegetales (insecticida, fungicida, acaricida).
    • Proteínas hidrolizadas (atrayente)
    • Lecitina (fungicida.)
    • Cera de abejas (poda)
    • Gelatina (insecticida).
  2. MICROORGANISMOS UTILIZADOS EN CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS Y ENFERMEDADES.
    • Microrganismos (bacterias, virus y hongos).
  3. SUSTANCIAS PRODUCIDAS POR MICROORGANISMOS.
    • Spinosad (insecticida).
  4. SUSTANCIAS QUE SE UTILIZARAN SÓLO EN TRAMPAS O DISPERSORES.
    • Fosfato diamónico (atrayente).
    • Feromonas (atrayente).
    • Piretroides (sólo deltametrina o lambda cihalotrina) (insecticida).
  5. PREPARADOS PARA SU DISPERSIÓN EN SUPERFICIE ENTRE LAS PLANTAS CULTIVADAS.
      • Fosfato Férrico (molusquicida).
  6. OTRAS SUSTANCIAS UTILIZADAS TRADICIONALMENTE EN AGRICULTURA ECOLÓGICA.
    • Cobre en forma de hidróxido de cobre, oxicloruro de cobre, sulfato de cobre tribásico, óxido cuproso, u octanoato de cobre (hasta 6Kg de cobre por ha y año. (fungicida).
    • Etileno (desverdización, inhibición de la brotación e inductor de la floración).
    • Sal de potasio ricas en ácidos grasos (jabón suave) (insecticida).
    • Sulfato de aluminio y potasio (kalinita) (maduración de plátanos).
    • Polisulfuro de calcio (fungicida, acaricida, insecticida).
    • Aceite de parafina (insecticida, acaricida).
    • Arena de cuarzo (repelente).
    • Azufre (fungicida, acaricida, repelente).
  7. OTRAS SUSTANCIAS.
    • Hidróxido de calcio (fungicida).
    • Bicarbonato de potasio (fungicida).

TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS POR ESPECIE.

ESPECIEMATERIA ACTIVACOMENTARIOS
Trips.Spinosad.Aceite de parafina.Azadiractina.SpirotetramatCon Azadiractina realizar de 2 a 3 aplicaciones separadas 5 días.
Mosca blanca.Aplicaciones vía gotero: Imidacloprid 20%.Oxamilo.                  Aplicaciones foliares: Spiromesifén Aceite de parafina.Jabón potásico.Bauveria bassiana Azadiractina.Piriproxifén.Imidacloprid.Spirotetramat.Las aplicaciones vía gotero se harán en las horas de mayor absorción por parte de la planta y con el agua de riego en pH-5,5 y evitando la percolación profunda. Con jabón potásico no realizar más de tres aplicaciones en los tres primeros meses y espaciarlas como mínimo 10 días; cuidado con la incompatibilidad con los azufres.  
Araña roja, araña blanca y ácaro rojo del cannabis.Spiromesifén.Aceite de parafina.Azufre en espolvoreo.Abamectina.El azufre en espolvoreo como preventivo.  
Pulgones.    Aplicaciones vía gotero: Imidacloprid 20%.Oxamilo. Aplicaciones foliares: Azadiractina.Jabón potásico.Aceite de parafina.Spirotetramat.Pirimicarb. 
Orugas de lepidópteros.Bacillus thuringiensis.Clorantaniliprol.Spinosad.Con presencia de orugas realizar dos aplicaciones de Clorantaniliprol separadas 14 días. Se puede realizar después otra aplicación con Spinosad.
Mosquito verdeCipermetrín.Indoxacarb. 
Escarabajo pulgaAzadiractina.Betaciflutrín.Deltametrin.Lambda cihalotrín. 
Melolonta.Piretroides. 
Minadores de las hojasAbamectina. 
GorgojosDeltametrín. 
CochinillasAceite de parafina.Spirotetramat. 
Caracoles y babosasMetaldehido. 
OídioAzufre.Bacillus Amilolyquefaciens.Aceite de naranja. Tebuconazol.Difenoconazol. 
BotritisBacillus Amilolyquefaciens.Bacillus subtilis.Pythium oligandrum cepa M1Tebuconazol. 
Phytophthora, fusarium    mildiu y Pythium.Futriafol.Etridiazol.Propamocarb + fosetil Al. 
VerticiliumTrichoderma asperellum + trichoderma gamsii.Metiltiofanato. 
Desinfección suelo/sustrato.1,3 dicloropropeno + cloropicrina. 
Tabla de tratamiento fitosanitarios

La información sobre productos fitosanitarios contenida en esta página tiene carácter meramente informativo. No garantizamos la exactitud ni la puesta al día de la información, ni asumimos ninguna responsabilidad al respecto. Antes de usar un producto leer siempre la etiqueta, comprobar que está autorizado para el cultivo en cuestión, usar la dosis recomendada y respetar los plazos de seguridad.

15.-EL CULTIVO EN EXTERIOR.

El cannabis es una planta fuerte y puede cultivarse en buenas condiciones en casi cualquier sitio. Cualquier jardín puede modificarse lo suficiente y con poco esfuerzo e inversión para cultivar nuestras plantas con éxito. El cultivo del cannabis es muy similar al cultivo de pimientos, tomates y pepinos en cuanto a la fecha de plantación en exterior, plagas que les afectan, e incluso necesidades hídricas y de abonado.

Lo primero que debemos hacer es elegir las variedades que más concuerdan con las condiciones climáticas de nuestra zona en función del momento de maduración teniendo en cuenta que en nuestra latitud:

  • En el equinoccio de primavera (19-21 de marzo) la duración del día/noche es de 12/12 horas.
  • En el solsticio de verano (20-21 de junio) nos da la máxima duración del día respecto de la noche (15/9).
  • El equinoccio de otoño (21-24 de septiembre) volvemos a tener una ratio de luz/oscuridad de 12/12.
  • En el solsticio de invierno (21-22 de diciembre) tenemos la mínima duración del día con respecto a la oscuridad (9/15).

Todas estas consideraciones no hay que hacerlas con variedades autoflorecientes, ya que son independientes al fotoperiodo.

Lo primero a tener en cuenta es escoger la variedad y aquí encontramos 5 grupos principales:

  • Existen variedades que acaban el ciclo de mediados a finales de agosto. Son variedades de crecimiento arbustivo, bajo y rechoncho que empiezan a florecer cuando los días aún son largos. Necesitan fuerte insolación y el agua por abajo, nunca en forma de lluvia ya que son muy sensibles a botritis e incluso el rocío puede dañarlas. Son plantas de alto rendimiento y muy potentes y entre ellas destacamos las variedades afgánicas. Son propicias para zonas de inviernos muy fríos y veranos muy calurosos y cortos y de escasa o nula pluviometría.
  •  Las que terminan de finales de agosto a primeros de septiembre; son plantas arbustivas de más tamaño que las anteriores, fuertes y resistentes a botritis. Se pueden usar en climas continentales.
  • Las que acaban el ciclo de mediados a finales de septiembre. Son plantas con un buen rendimiento, fáciles de cultivar y que suelen producir una gran cola central y varias ramas principales muy cargadas de cogollos. La poda del ápice incrementa su producción.
  • Variedades que terminan su ciclo de mediados a finales de octubre. Son variedades de buen rendimiento y buena potencia y no huelen hasta que se cortan. Deberemos estar atentos a la botritis. Si las temperaturas bajan demasiado aparecerán tonos purpuras en la planta.
  • Aquellas variedades que acaban su ciclo a finales de octubre primeros de noviembre. Suelen ser las variedades sativas puras o casi puras. Estas plantas son muy altas y frondosas con una gran producción y de gran potencia. Soportan bien la lluvia y las heladas, pero son sensibles a los hongos.

El tema de la climatología se puede paliar con el uso de invernaderos; en el mercado hay infinidad de modelos, pero también los podemos hacer nosotros mismo. Con ellos evitamos en lo posible problemas por exceso o defecto de temperatura, por vientos anómalos, entrada de plagas y enfermedades, etc. El problema del fotoperiodo lo podremos solucionar con plásticos negros, simulando el fotoperiodo que más nos interese en cada momento.

Plástico negro
Plástico negro
Foto invernadero
Foto invernadero
Foto invernadero II
Foto invernadero II

En exterior podemos usar los mismos contendores y sustratos que en interior. Si tenemos suelo para plantar nos aseguraremos de que tenga una textura media. Todos los suelos están compuestos por fracciones y partículas minerales de diferentes tamaños. Las más gruesas se denominan arenas, las medianas son los limos y las más pequeñas son las arcillas. El tamaño de las partículas se clasifica de acuerdo a la siguiente escala:

Hasta 2 micrones*……………………..Arcilla

de 2 a 20 micrones…………………..Limo

de 20 a 200 micrones……………….Arena fina

de 200 a 2000 micrones……………Arena gruesa

más de 2000 micrones……………..Gravillas y gravas

*un micrón=milésima parte de un milímetro.

Las únicas que se pueden ver a simple vista son las arenas que miden entre 2 milímetros y 1 centésimo de milímetro (2 mm. y 0,02 mm), como por ejemplo arenas de ríos y de médanos. Los limos y arcillas son tan pequeños que sólo podrían verse con lentes de aumento o con microscopios. El conjunto de arenas, limos y arcillas del suelo es el componente sólido y es lo que se denomina “TEXTURA DEL SUELO” En función de su composición los suelos poseen diferente capacidad de retención de humedad, que depende también del contenido de materia orgánica presente, aspectos fundamentales que son básicos para la técnica y buenas prácticas del rieg0. La textura de un suelo se puede conocer mediante una analítica, pero podemos llegar a tener un cierto conocimiento de con qué suelo nos encontramos realizando la siguiente práctica: cogemos una muestra y la humedecemos hasta formar una pasta consistente e intentamos hacer una cinta con él:

  1. Si no conseguimos hacer la cinta por que se rompe o agrieta estaremos ante un suelo grueso o arenoso.
  2. Si conseguimos hacer una cinta de 2,5 mm, lo notamos áspero pero maleable y se nos quedan en los dedos partículas blanquecinas estaremos ante un suelo medio o franco, los mejores para cultivar.
  3. Si conseguimos hacer una cinta de más de 5 mm de longitud estaremos ante un suelo fino.

El saber al tipo de suelo al que nos enfrentamos nos facilitará el riego, teniendo en cuenta que los suelos finos y los pesados deben regarse aportando la dosis diaria en varias veces; en el suelo arenoso por que la infiltración es muy rápida y corremos el riesgo de perder muchos nutrientes por percolación profunda, y en los finos para evitar encharcamientos radiculares.

Previamente desinfectaremos los suelos como hemos visto, haremos un hoyo de como mínimo 50 cm de diámetro y 50 cm de profundidad y aportaremos turba rubia o fibra de coco y taparemos. Al igual que en cultivo en maceta podemos aportar trichodermas y micorrizas dejando el plazo establecido desde la desinfección química. El resto de las practicas ya las conocéis; abonado, riego y mucho cuidado con plagas y enfermedades.

16.-SITUACIÓN ACTUAL DEL CANNABIS.

La regulación legal del cannabis es diferente en cada país o región dependiendo de si se trata de un uso medicinal o científico o es exclusivamente recreativo. Uruguay, por ejemplo, tiene un status completamente legal en el que se permite la venta, distribución y el cultivo de esta sustancia siempre y cuando no se superen las seis plantas por persona. Nueva York, en Estados Unidos, acaba de despenalizar la posesión de menos de 56 gramos.

En España, según recoge el Código Penal, se castigan como delitos el cultivo, la elaboración, el tráfico y la posesión ilícita, así como las actividades que promuevan, favorezcan o faciliten el consumo de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas. A efectos sancionadores, el artículo 368 distingue entre drogas que causan y que no causan grave daño a la salud, y a este último grupo pertenece el cannabis. El Código Penal español no considera delito el consumo, la posesión y el cultivo de cannabis siempre que sea para el propio consumo y no esté destinado al tráfico. El Tribunal Supremo utiliza una tabla elaborada por el Instituto Nacional de Toxicología que establece la dosis media de consumo, atendiendo a que un consumidor se suele proveer de sustancia para cinco días y fijando así en 100 gramos la posesión legal para el consumo personal.

El consumo en un espacio público, el traslado de personas con el objeto de facilitarles el acceso a drogas tóxicas, la ejecución de actos de plantación y cultivo ilícito en lugares visibles al público y la tolerancia del consumo ilegal o el tráfico en locales o establecimientos públicos y la falta de diligencia para impedirlos se considera una infracción grave que conlleva a la incautación de la droga y a una multa desde los 601 a los 30.000 euros.

En España, según el CIS, el 84% de los ciudadanos está a favor de la legalización de la marihuana con fines terapéuticos. El 47% defiende su legalización en todos los casos, lúdico incluido. Desde la antigüedad, el cannabis se ha utilizado por sus supuestas propiedades terapéuticas y en los últimos años para tratar a grupos de pacientes afectados por enfermedades concretas. El único medicamento derivado del cannabis autorizado en España es Sativex, un medicamento de uso oral que usan las personas con esclerosis múltiple.