El humus de lombriz es un abono 100% orgánico que contiene gran cantidad de microorganismo beneficiosos para nuestras plantas. Vamos a ver como se hace compost con la ayuda de estos animales

Qué es el humus de lombriz

La lombriz roja

Condiciones de cría de la lombriz roja

Como fabricar humus de lombriz en casa

Dosificación del humus de lombriz

Qué es el humus de lombriz

El humus de lombriz, al igual que veíamos en el artículo sobre el compostaje, no es más que el resultado de la actuación de hongos, bacterias y levaduras sobre materia orgánica complementado además por la actuación de una lombriz roja llamada Esenia foetida la cual se encarga de ingerir los alimentos que se encuentran en proceso de descomposición, logrando así obtener un humus rico en nutrientes. El resultado es un abono orgánico que contiene del orden de dos billones de microorganismos por gramo, además de macro y micronutrientes. Tiene pH neutro y su efecto en los suelos son muy duraderos. Actualmente el humus de lombriz es el fertilizante natural más potente que se conoce, teniendo incluso propiedades sanadoras para las plantas.

La lombriz roja

La lombriz de tierra ya era denominada por Aristóteles como “el intestino de la tierra”. En el antiguo Egipto era considerada un animal sagrado y Charles Darwin publicó un libro en 1881 sobre ellas titulado: “La Formación de la Tierra Vegetal por la Acción de las Lombrices”. La lombricultura se ha demostrado como una eficiente manera de conseguir un abono orgánico de excelente calidad, así como de obtener una fuente de proteína animal de alta calidad para su uso en alimentación animal e incluso humana; la harina de lombriz contiene entre un 60 y un 75% de proteína bruta. La especie más usada en lombricultura es Esenia foetida, un anélido hermafrodita que se reproduce a partir de el tercer o cuarto mes de vida y cuyas estructuras reproductivas se conocen como “cocones” y los ponen a un ritmo de uno o dos por semana en la etapa adulta; cada cocón contiene de 2 a 5 lombrices las cuales emergen del cocón a las tres semanas.

Lombriz roja para el preparado de humus
Larvas de lombriz roja

Condiciones de cría de la lombriz roja

Hacer un lombricero en casa no es difícil; podemos fabricarlo uniendo varios pallets de madera, usando bidones metálicos o de plástico, en bandejas, en cajas de las que usamos para recoger la fruta, cajones de madera, etc. Existen infinidad de maneras de hacer un lombricero.

Una vez elegido el recipiente en función de la cantidad que vayamos a fabricar haremos una cama en el fondo por donde puedan circular nuestras lombrices y lo mejor es usar hojarasca. Si no tenemos la posibilidad de recolectar hojarasca podemos hacerle la cama con papel de periódico que contenga poca tinta de color ya que puede ser tóxica para las lombrices. Una vez extendida la cama, que será de un espesor de 5-6 cm la humedecemos convenientemente, aportamos las lombrices y las cubrimos con restos orgánicos. Nuestro vermicompostador deberemos ubicarlo en una zona que no sea ni muy fría ni muy calurosa; debemos de saber que la luz ultravioleta las mata por lo que no debe de darles el sol. Como al principio los microorganismos consumen más carbono que nitrógeno, una regla para saber qué mezcla de residuos orgánicos tenemos que hacer es aportar el doble de material verde que de material seco y así conseguiremos una relación C/N de 25-30/1.

Como fabricar humus de lombriz en casa

Proceso de recolección de materia orgánica. En nuestro vermicompostador podemos aportar:

      1. Restos de cocina: cascaras de fruta, restos de verduras, cáscaras de huevo, posos de café, bolsitas de té, etc.
      2. Restos de jardín: podas, césped, hojas secas…Si tenemos una picadora de madera el proceso se facilita mucho.
      3. Estiércol de animales herbívoros; caballo, oveja o cabra.
      4. Ceniza de nuestras chimeneas, pero en poca cantidad.
      5. Papel y cartón finamente troceado y también, al igual que pasaba con la ceniza, en poca cantidad.

Nunca deberemos de aportar materiales como:

– Excrementos de perros, gatos o cualquier animal depredador, solo de animales herbívoros.

– Materiales inorgánicos como ceniza de carbón mineral, cualquier tipo de plástico, metal, vidrio, telas, colillas de cigarrillos, etc.

– Papeles satinados o con tintas de color ya que la tinta contiene metales pesados que contaminan el compost.

– Restos de carne y pescado si no queremos tener malos olores.

– Productos grasientos que puedan formar una película que dificulta la oxigenación.

– Restos de barrer o aspirar la casa.

Activación de las lombrices. Mientras que nuestro material orgánico alcanza cierto grado de descomposición de tal manera que pueda ser usado por nuestras lombrices le aportaremos humus del que ya tengamos precompostado; si partimos de cero podemos adquirirlo en nuestras tiendas de confianza. Es bueno aportar arena frecuentemente para que las lombrices puedan digerir mejor y obtengamos un producto de mejor granulometría. Por su puesto la arena la lavaremos previamente.

Control de la humedad y la temperatura. Con el fin de mantener una temperatura en torno a 15-25ºC y el sustrato con una humedad del 60-70% podemos crear una especie de invernadero, tapando nuestro vermicompostador con plástico microperforado del que se usan en los cultivos protegidos de melón. Si no nos es fácil conseguirlo pues lo agujereamos nosotros. Deberemos de aportar agua cada vez que haga falta por lo que deberemos de revisar con frecuencia el vermicompostador. Normalmente la aireación no suele ser problema ya que las lombrices se encargan de remover la materia orgánica, pero si vemos que la temperatura sube si deberemos voltearlo e intentar mantener un pH alrededor de 7-7,5. El humus es el material de color negro y olor a bosque húmedo que se acumula en la parte baja de nuestro compostador; el proceso más delicado es separar las lombrices y para ello las tendremos un par de días sin aportarles comida retirando la capa superficial del material orgánico y después lo colocaremos en la superficie para que salgan del humus y podamos retirarlas; un truco es colocar la comida en una malla y que vayan introduciéndose en ella.

Una vez obtenido el humus lo secaremos hasta tener un producto con una humedad del 40% y si queremos una mejor presentación del producto lo tamizaremos. Ahora estamos en condiciones de almacenarlo en un lugar a la sombra y sin que baje la humedad por debajo del 40% ya que sino se acabaría la vida de los microorganismos y este es el principal efecto del humus.

Imagen de lombriz roja en tierra para fabricación de humus de lombriz

Podemos tener humus de lombriz en unos 4-6 meses y debemos de tener en cuenta que del total de materia orgánica que aportemos al compostador solo el 10% se trasformará en humus. El humus de 4 meses es mucho mas rico en nitrógeno que el más antiguo por lo que deberemos de tener cuidado al aplicarlo no quememos la raíz. En macetero aportaremos el humus en el momento del trasplante o cuando hagamos un cambio de sustrato.

Dosificación del humus de lombriz

Semillero

85% sustrato-15 % humus

Hortalizas en suelo

1 kg/m2 de dos a 4 veces a lo largo del ciclo

Frutales en suelo

1 kg/m2 cada tres meses

Cannabis

70% sustrato-30% humus

Cannabis en suelo

2 kg/m2 de dos a tres veces a lo largo del ciclo

Ornamentales en maceta

80% sustrato-20% humus

Césped y praderas

0,5-1 kg/m2 (en otoño y en primavera)

Rosales en suelo y especies leñosas

0,5-1 kg/m2 (en otoño y en primavera)

Recuperación de terrenos

3.000-4.000 kg/ha

Una vez incorporado el humus al suelo o al sustrato es conveniente mezclarlo todo bien y regar abundantemente.